lunes, 29 de septiembre de 2008

MATEANDO (EL TIEMPO)

¿Qué es el mate, dices mientras clavas tu mirada en mi mirada azul?
¿Qué es el mate... y tú me lo preguntas...?

Ya sé que estoy desvariando, pero debe ser la combinación del mate y de las hojas de coca que me voy mascando para evitar el mal de altura.

La verdad es que yo suponía en mi ignorancia ignorante que la YERBA MATE era una hierba... pues no... para sorpresa de los listillos, es un ÁRBOL de la familia del acebo. Vamos, que primos hermanos, pero las hojas no pinchan. Para hacer el mate, se cortan las hojas y se tuestan, básicamente. Parece ser que el cultivo del mate ya era algo conocido y extendido en Uruguay, Paraguay y Argentina antes de la llegada de los españoles, pero los jesuitas se dedicaron en cuerpo y alma a su explotación comercial al descubrir sus cualidades: despejaba la mente y el cuerpo, mataba el hambre y la sed, y a los indígenas les volvía locos...(mejor tenerlos contentos para que no se sublevasen).

De todos es conocido que el mate en Argentina es la bebida nacional... pero hasta los extremos que he visto en la zona de Corrientes y Misiones, no. En esa zona llevan un termo de dos litros hasta para ir de compras. Son capaces de tomarse 10 mates seguidos en el plazo de media hora. Es increíble. Son mateadictos!!!

La preparación es muy sencilla. Se pone la yerba mate en el MATE (el cacharro se llama igual), que es un recipiente con forma de calabaza pequeñita. Luego se echa un poco de agua tibia y finalmente agua caliente, pero no hirviendo. Se bebe a través de la BOMBILLA, que es una especie de paja de metal con un filtro para no tragar la yerba. El CEBADOR es el encargado de preparar el mate para todos. Se toma él el primer mate porque suele ser el peor y el más amargo, y a continuación va pasando el mate uno por uno. Nunca se puede remover con la bombilla (es pecado mortal y vas al infierno de cabeza). Te tomas tu ronda (sabe a demonios) y se devuelve al cebador para que prepare el siguiente. Sobra decir que todos usan el mismo mate y la misma bombilla... higiénico no es, pero al fin y al cabo es igual que nosotros con los vasos de sidra, no?

Aquí existe el verbo MATEAR y la gente queda para matear igual que nosotros quedamos para tomar un café. Es una experiencia agradable (aunque sigo diciendo que sabe a demonios) porque es un acto muy social, que sirve sobre todo para charlar y hacer amigos. Hay que tener en cuenta que te seguirán pasando tu ronda de mate hasta que digas "gracias". Si dices gracias a la primera, olvídate que ya no te darán más... así que tenlo en cuenta y dilo únicamente cuando ya estés saturado.

Bueno, os dejo, que tengo que seguir mateando el tiempo.
Chao

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El Mate es como llamamos al balón prisionero en mi pubelo.

Saludos

La Chumi

http://yosoylachumi.wordpress.com

kiko dijo...

Es un ritual muy bonito, y ya lo creo q tiene mucho q ver con nuestra sidra, en lo q a acto social se refiere. A mi me encanta el sabor del mate, claro q tb me gusta la tonica, el bitter y cosas así, por lo tanto no se si serviré de referente para las personas q no toleren los sabores amargos... aunq siempre puedes endulzarlo ¡¡¡

...conozco unos cuantos argentinos q se pasean por oviedo con sus termos a cuestas.

GXDiego dijo...

Se que este post es viejo, pero al leerme TODO tu blog, llegué hasta acá. Muy cierta y divertida tu experiencia y anécdota del Mate. Soy Argentino y no soy "tomador" de mate o "mateador". Dicen que el verdadero mate es asi, solo la yerba y el agua, amargo, pero mucha gente le pone un poquito de azucar y ahi si lo tomo, es mas rico. Saludos