martes, 17 de febrero de 2009

EL CEMENTERIO ANDINO

Uno de los principales atractivos de la localidad de PURMAMARCA, en el Noroeste Andino de Argentina, es el espectacular CERRO DE LOS SIETE COLORES, un cerro que domina el pueblo y que por la acción de los distintos minerales que la componen hace que tenga infinitas tonalidades. Dicen que son siete colores, pero en realidad el cerro es como una paleta de pintor, en la que dependiendo de la luz y de la hora del día, se podrían encontrar mil tonos diferentes.



Mientras los vivos se las ingenian para atraer el turismo por la cara delantera del cerro (excursiones, paseos, visitas guiadas, mercadillos de artesanía...), los muertos descansan apoyados contra el mismo, pero por un lateral, un poco escondidos y arrinconados, casi, casi como si no quisieran molestar a los turistas.


El Cementerio de Purmamarca es, aunque no tenga pretensiones de nada, otro de los lugares imprescindibles en la visita a este pequeño y recóndito pueblo andino. Las tumbas van sucediéndose sin orden ni concierto, trepando ágilmente por la sinuosa ladera de roca.
Conviven modestos mausoleos como el de la foto superior, con enterramientos en el mismo suelo de arenisca, sin lápidas o límites para cada uno, sólamente con una cruz de madera, que en algunos casos está pintada de vivos colores y adornada con guirnaldas o flores de plástico de vivos colores o...




... en otros casos están realizadas simplemente con dos maderas cruzadas de cardón (o cáctus).




En el cementerio de Purmamarca se respira tranquilidad, como en casi todos los cementerios del mundo, pero aquí la altitud sobre el nivel del mar (alrededor de los 3.000 m) hace que el cielo sea más límpido y azul. Los difuntos tienen un marco ideal para su descanso eterno. Sólo cabe preguntarse si es cierto lo que cantó Jorge Manrique en sus famosas Coplas a la Muerte de su padre:


"allegados son iguales... los que viven por sus manos...


... y los ricos









2 comentarios:

Al dijo...

En un cementerio vi una placa que decía algo así:

"Hasta aquí, por sus medios; desde aquí, por sus méritos"

Y es que a los gusanos les da igual la sangre azul que la roja, o si la ropa del fiambre es de Armani o de la tienda de la esquina.

Lo único que va a quedar de nosotros es el recuerdo.

maniasmias dijo...

.
la cruz de cardón parece de sanpedro

¿estará de viaje el finado?
.